• Luis Llera

LIBERTAD INTERIOR


¿Por qué libertad interior? ¿Existe acaso algún otro tipo de libertad que no sea interior?

En esencia podemos decir que no. Es así porque cualquier decisión voluntaria que tomemos siempre se hace desde el discernimiento y la reflexión. Todas estas facultades son interiores y forman parte de nuestra capacidad de elección consciente.

Nadíe jamás podrá alienarte tus pensamientos, nadie podrá arrebatarte tus creencias si mantienes tu dignidad humana. Es la libertad úlitma de la que hablaba Victor Frankl, ese reducto de la personalidad humana en el que nadie puede entrar sin nuestro permiso, y se expresa en la decisión consciente de adoptar la actitud que yo quiera en cada instante de mi vida, guiada por mis valores más elevados.


Entonces, aquí ya aparece un vínculo inseparable entre la libertad y los valores éticos universales que residen en el alma humana. Los valores son "el aroma" de nuestro SER interno,que por naturaleza es libre. En todas las civilizaciones se ha representado el espíritu humano como un gran ave surcando el cielo de forma majestuosa: el aguila, el condor.........

En consecuencia cuando honramos nuestros valores conectamos con nuestra alma que es LIBRE, y experimentamos esa sensación inigualable de sintonía con la naturaleza y de recorrer con libertad el camino de la vida.


Sim embargo, si el funcionamiento de la vida está determinado por leyes exactas, y evidentemente también rigen para nosotros, entonces ¿Donde está nuestra liibertad si estamos determinados por las leyes naturales que gobiernan el funcionamiento del universo? Libertad e inexorabilidad, otro de los grandes dilemas filosóficos por excelencia y que todavía suscita gran atracción al pensamiento humano.

Es evidente que hay aspectos de la vida que vienen predeterminados desde nacimiento, la especie, el sexo, los rasgos físicos, pero tamhién todas nuestras capacidades internas, como el pensamiento, la imaginación y el sentir, son atributos humanos que vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida, sin embargo están ya dentro de nosotros cuando venimos a este mundo. Es como el roble que está en potencia dentro de la semilla. Si tiene el alimento adecuado, acabará siendo un árbol vigoroso, su crecimiento está determinado por procesos naturales alentados por la inteligencia universal.


¿Y con nosotros que ocurre? ¿también nuestro desarrollo está determinado por leyes naturales? Me temo que sí........entonces de nuevo, ¿Soy libre? No de forma absoluta y sí de forma relativa, es la única forma de resolver la paradoja, es más, comenzamos a ser verdaderamente libres cuando elegimos voluntariamente adaptarnos a esas leyes.

Como decían los estoicos "es libre quién voluntariamente obedece a lo que necesariamente sucede". Platón ponía la metáfora del barco para explicar sabiamente la relatividad de la libertad humana. Si estás a bordo puedes moverte dentro del barco, esa es tu parcela de libertad, pero no puedes determinar el rumbo, eso es atributo del capitán (Dios, destino, evolución, vida....)


Con esta visión parece ser que existe un camino de evolución consciente que no podemos evitar, y dentro de ese camino tenemos la libertad de transitarlo más o menos rápido, tomando curvas o en linea recta; aunque siempre en el sentido de ser más conscientes. Por lo tanto la auténtica libertad es aquella que resulta de promover la expansión de la consciencia sin las limitaciones mentales y emocionales habituales.


Liberar a la consciencia de la tiranía de la mente que en muchas ocasiones la aprisiona en pensamientos circulares y obsesivos de inseguridad, falta de recursos, desvaloración, incertidumbre.........., y todo esto prolongado en el tiempo es el germen del estrés, ansiedad y depresión; los desequilibrios de la mente endémicos de nuestro tiempo.


Cuando eres consciente de que no eres tus pensamientos ni emociones, recuperas tu poder de educar tu mente emocional. El educador es tu SER interno, tu ALMA, quién tiene la auténtica LIBERTAD de decidir cómo llevar a cabo ese proceso educativo.

Por lo tanto ser LIBRE es saber conocernos mejor a través de nuestra educación consciente. Educar viene del latín "educir", que significa "sacar de dentro afuera", así que aplicado al ser humano es "expresar nuestra mejor versión".


Cuando te atreves a ser auténtico comienzas a ser LIBRE, por que te mueves desde ese lugar genuino dentro de tí donde residen tus convicciones más profundas y sólidas. Te proporcionan seguridad y valor para tomar las decisiones que necesitas en cada momento, y no estás a expensas de lo que pase, sino que tú haces que las cosas pasen. No estás a merced de las circunstancias, sino que eres el creador de las circunstancias.


Entonces, cuando ya no estás condicionado por agentes externos ni internos, tu ser espiritual se eleva con LIBERTAD para que puedas disfrutar de la vida en un majestuoso vuelo de AMOR y PAZ interior.

38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo